GRUPO SCOUT OBISPO GELABERT
  San Jorge
 

SAN JORGE 

                                                    

En el año 280 de la era cristiana, nació el primer Jorge en Mitilene (Capadocia). Jorge es un nombre que tiene especial presencia entre los padres para bautizar a sus hijos varones con ese nombre.
Jorge nacido en época del emperador Diocesano llegó a ser famoso a causa de su santidad. Desde muy niño contemplaba siempre una pequeña cruz que tenia entre sus manos. Seguramente pensando en la pasión de nuestro Señor Jesucristo, el hijo de Dios quien para salvar a los hombres y abrirles las puertas del cielo, se dejo crucificar.
El padre de Jorge llamado Garatios fue un muy destacado jefe de alto rango en el ejército del rey Verdugo, lo de Rey Verdugo se debe a las sangrientas persecuciones que llevaba a cabo contra las cristianos, no obstante ello la madre de Jorge y en forma muy secreta educo a su niño en forma cristiana, lógicamente sin que su padre se enterara.
Siendo muy jovencito, Jorge ya era un hombre inteligente, capaz y muy guapo, y nada menos que el hijo de uno de los grandes jefes militares de los ejércitos del Rey. Al conocer al Rey al joven Jorge, quedo impactado y lo primero que paso por su mente, es que ese joven debería ingresar a las filas de su ejército, no dudo un solo instante el Rey e inmediatamente se abocó a la tarea de persuadir a Jorge para su ingreso, así lo hizo y el joven Jorge en muy poco tiempo demostró su gran capacidad e inteligencia llegando a ocupar cargos en jefaturas del ejército por méritos propios, ganándose de parte del Rey mucho respeto en forma muy especial por su valentía, por su conducta, etc. y era constantemente elogiado por el Rey.
Pero en aquella época la mayor parte del mundo conocido era pagano. El emperador Diocleciano y el Cesar Galerio se confabularon para destruir el cristianismo, pero no contaron con la fe y el heroísmo de sus adeptos.
La persecución era sangrienta, se castigaba hasta la tortura y se mataba a todo aquel que se negaba a adorar a los ídolos del credo pagano.
Fue en Nicomedia donde estaba Jorge, donde se dictó la orden de persecución. Galerio acuso injustificadamente a los cristianos por el incendio del palacio imperial y lo tomó como pretexto para comenzar el aniquilamiento de los cristianos.
Jorge indignado y con profundo dolor, reaccionó ante este hecho y tomo la decisión de defender la santa causa.
Amigos compañeros de armas y hasta jefes superiores del ejército aconsejaban a Jorge que desistiera de tamaña idea y que tuviera especialmente en cuenta los castigos tortuosos impuestos por el Rey.
Nada paró a Jorge, por el contrario proclamaba a los cuatro puntos cardinales su cristianismo y su fe en Dios, haciéndolo en forma constante y permanente y en cualquier lado en que estuviera y ante quien estuviera, rechazando de esta forma todos los consejos y sugerencias que se le daban o hacían y sin más, continuó su campaña en defender a sus hermanos cristianos.
Fue así como se lo veía repartiendo entre los pobres y mas necesitados copiosas limosnas, antes de iniciar lo que consideraba su sagrada misión, Con su inocultable coraje y valentía que siempre lo caracterizaron Jorge declaró su total y absoluto repudio a los ídolos paganos y en especial al Rey.
Jorge, al fallecimiento de sus padres fue acreedor de una gran fortuna o herencia, la que fue volcada íntegramente a ayudar a los pobres, enfermos y mas necesitados.
Su gran coraje lo llevó a increpar personalmente al Rey, frente a frente y de igual a igual, por la masacre que estaba realizando con los cristianos.
La respuesta del Rey enfurecido no se hizo esperar y como ya era norma del Rey Verdugo, este ordenó encerrarlo en un horrible calabozo. No obstante la orden impartida por el Rey y antes de proceder a su encierro, Jorge fue llevado en presencia de este, quien trato por todos los medios a su alcance hacerle cambiar de idea, que abandonara su prédica del cristianismo. Le ofreció dentro del gobierno los más altos cargos y sobre todo riquezas. Jorge habla tenido grandes riquezas y todas las había repartido entre los pobres y necesitados, nada pudo hacer cambiar a Jorge. Ante la postura firme y segura que seguía teniendo Jorge, el Rey recurrió a sus ya famosas amenazas con los más espantosos suplicios, pero todo fue inútil. El mismo emperador le había dicho “Joven Jorge, piénsalo mejor y piensa también en lo que también te espera si continuas con tu defensa del cristianismo”. La contestación de Jorge no se hizo esperar: “Majestad vuestros ídolos son de piedra, el verdadero Dios es Cristo” y allí predicó la doctrina de Jesús. Ni las más ventajosas promesas ni las más grandes amenazas lograron hacerlo claudicar, Dios lo sostenía, porque Jorge le era fiel y que lo mantuvo firme.
Para hacerle cambiar de idea el rey recurrió al tormento entregando a Jorge a los verdugos, estos actuaron de inmediato recurriendo a todo tipo de torturas, tales como tirarlo en un pozo de cal viva, atarlo de pies y manos golpeándolo y arrastrándolo, ponerlo en una rueda llena de cuchillos, lo flagelaron hasta hacerle perder los sentidos, fue sometido a todo tipo de dolores, sufrimientos, etc. pero milagrosamente se le curaban las heridas y la muerte parecía huir de él.
Jorge tan solo oraba y cantaba alabando a Dios. Le hicieron beber un licor envenenado y Jorge no siente el más mínimo inconveniente. "Cosas mas admirables hace mi Dios, puede si quiere, resucitar a los muertos" dice.
El emperador se enfureció más y ordenó acabar cuanto antes con ese joven.
Diocleciano piensa en vano como darle muerte y a la vez atormentarlo, para que su suplicio sirva de escarmiento al pueblo, que ya ha empezado a perder la fe en los ídolos del rey pagano. Nuevamente vuelve el rey a la carga para ver si
después de todo esto el “joven Jorge” ha decidido abandonar su fe cristiana. Con toda afectuosidad habló Diocleciano a Jorge ofreciendo nuevamente
las mismas ofertas hechas anteriormente inclusive el cargo más alto en su ejército.
Jorge, continuo firme , la voz de Cristo apuntalaba su negativa al rey “Jorge estoy a tu lado, contigo, no tengas temores y continua con tu firmeza”. Dioclesiano, irritado al bordo de la locura, decide enfrentarse al Santo, pero esta vez junto al templo de Apolo. El rey mandó llamar a los sacerdotes del templo, invitó a toda su corte y al pueblo para escuchar y presenciar su más y rotunda victoria la confesión de Jorge negando a Cristo y reconociendo al Dios Apolo como su auténtico Dios de esta forma el rey quiere tal vez desafiar al Dios de los cristianos oponiéndole el poder del Dios pagano.
Jorge ya se encuentra frente al templo, el rey, su séquito, sacerdotes, pueblo, etc. El rey trata nuevamente de sobornarlo ofreciendo grandes fortunas y honores. “Si sacrificas a los dioses quedarás libre y serás rico” le decía el rey. "Dónde están esos dioses?" pregunta Jorge, quien se adelantó y con paso firme ingresó en el templo, estando frente al altar del Dios Apolo y ante el más absoluto silencio de toda la concurrencia que colmaba las instalaciones del templo Jorge, mediante la señal de la cruz, provoca otro milagro, cayéndose todas las estatuas paganas al suelo donde quedan hechas trizas. La multitud empieza a proferir todo tipo de improperios contra el brujo “Jorge” pidiendo la muerte de este, abalanzándose contra él mismo en forma violenta. Los soldados custodios y guardianes lo salvaron de la ira de los concurrentes al templo quienes pretendían darle muerte en forma violenta, linchándolo.
El mismo Diocleciano no sabe ya que pensar pero en medio de tanta confusión a que da lugar el prodigioso acontecimiento. "Es imposible que este muchacho me venza", pero le esperaba al emperador otra gran sorpresa, ya que la misma emperatriz Alejandra, escuchando las voces del pueblo que proclamaba "milagro!, milagro!" se le acerca y le dice “yo también son cristiana”.
Al borde de la locura el rey ordenó que su propia mujer sea azotada hasta morir. Nada calma la rabia, la ira y el odio del auténtico monstruo quien ordena que Jorge también debe morir. Los verdugos comenzaron a castigar a Jorge más cruelmente que antes y con entereza soporta todos los martirios, tormentos y dolores a que fue sometido, apedreado en su rostro ensangrentado todo su cuerpo luego de haber sido arrastrado al galope por un caballo al cual iba atado pero no fue destrozado, al parecer su cuerpo no había sufrido mayores daños.
Ese joven que lo enfurece y hacia el cual siente a la vez una especie de miedo supersticioso no puede seguir burlándose de él y del pueblo y ordenó que Jorge fuera decapitado.
Arrodillado ante una gran piedra, junto al verdugo que espera el momento de dar el golpe fatal, Jorge oró con mucho fervor, rezó por última vez.
Fue el 23 de abril del año 303.
 
El cuerpo de Jorge fue recuperado por los cristianos que le dieron entierro en un lugar digno, y a partir de allí comenzaron sus miles y miles de milagros, curando enfermos, ayudando a los necesitados, amparando a los desamparados y protegiendo a todos los que necesitan de él, concediendo a todos aquellos que recurren con fe en Dios.
San Jorge es patrono de muchos países, regiones y ciudades en diversas partes del mundo, entre ellos la República Argentina, Aragón y Cataluña
 
LA LEYENDA DEL DRAGÓN
 
Siempre se presenta a San Jorge montado en un caballo blanco y con una lanza venciendo a un dragón enorme. Así se lo presenta en estampas, láminas cuadros, estatuas ,etc.
Este relato sobre la lucha con el dragón viene de la época de las cruzadas y se piensa que haya sido inventada para de alguna forma simbolizar la lucha del cristianismo contra el demonio y que para ello se haya elegido como protagonista a San Jorge.
 La leyenda establece que el hecho aconteció en la ciudad de Silebe (Libia), donde Jorge era legionario. Cerca de esta ciudad había un enorme dragón de impresionante tamaño y características llegándose a decir inclusive que este gran animal era venenoso, por lo tanto contaminaba las aguas del mar y todo aquello que estuviera en su alrededor. Cundió el temor entre los pobladores de toda la región, muy afligidos todos a causa de este monstruo, tomaron la decisión de unirse todos para así poder hacer frente al dragón y tratar de derrotarlo. Pero todo resulto infructuoso, pues cada vez que aparecía el dragón cundía el temor y era un pánico generalizado y como resultado lo único que se veía es que los habitantes huían despavoridos, olvidándose de todo lo que se había proyectado para hacer frente al monstruo, convirtiéndose esto en una verdadera tragedia. No obstante ello algunos pobladores llamaron a sus vecinos y entre todos resolvieron que para evitar que el dragón se calmara a la ciudad le ofrecerían como alimento dos ovejas diariamente.
Pero he aquí que llego el momento en que comenzaron a escasear las ovejas y fue allí donde el rey tomó la decisión que para aplacar al dragón se le diera todos los días una oveja y una jovencita que todos los días seria sorteada.
En determinado día el sorteo recayó en la propia y única hija del rey, y como es lógico suponer la desesperación se hizo presa del rey. El rey reunió a su pueblo y les pidió piedad por su única hija y también lo hizo ante sus dioses, ofreció al pueblo todos sus bienes, inclusive su reino, a condición de salvar a su única hija. Recibió como única respuesta una furiosa indignación. Nadie quería acceder a la petición del rey y mucho menos aquellos que habían sacrificado sus hijas en cumplimiento de la ley dictada por el rey. Fue así como se le hecho en cara todo esto, aclarándole que él no podía ir en contra del dictado de sus propias leyes. El pueblo había cumplido y exigía cumplimiento al rey. Al no quedar otra alternativa pues inclusive el pueblo ya entraba en el caos total rebelándose contra el rey, llegando a amenazar de muerte a este y toda su familia, el pedido de clemencia hecho por el rey a su pueblo fue desoído totalmente.
Llegado el momento del sacrificio, la joven hija del rey fue despedida por este y su madre quienes lloraban amargamente y con una profunda tristeza.
La joven niña tomo el camino del suplicio junto a una oveja y a un soldado que la acompaña hasta el lugar señalado donde será el encuentro con la feroz bestia. La joven hija del rey se paró en el lugar determinado frente al mar, a la espera de su muerte segura, pero he aquí que un joven caballero, hermoso como un ángel, se aparece frente a la joven, a la que indaga sobre los motivos de su presencia en ese lugar. La niña le cuenta en detalle todo lo que acontece y cual será su fin, similar al que ya tuvieron otras jovencitas de la región, contestando San Jorge: "no debes tener temores, yo te ayudaré en el Nombre de Jesús y así salvarás tu vida".
Fue en ese momento en que se apareció el dragón, espantoso monstruo que echaba fuego por la boca y San Jorge, montado en su hermoso caballo blanco y con una lanza en su mano, arremetió ferozmente contra el dragón, al cual atraviesa con su lanza, dándole muerte en el acto, luego lo enlaza y lo lleva arrastrándolo hasta el pueblo.
Todos los pobladores de la región se volcaron a ver el dragón muerto, ya vencido por San Jorge, quien por toda explicación dijo que había podido vencer a la bestia mediante la ayuda de Dios, a quien había rezado con toda su alma, y pidió a todos que pusieran su fe en Cristo y se bautizaran.
Cuando el rey vio el milagro, su hija sana y salva, él y todos sus súbditos se convirtieron al cristianismo y se hicieron bautizar, luego llamó al santo y le ofreció todo lo que quisiera incluido su reino, rechazando San Jorge todo pidiendo únicamente protección y ayuda para los necesitados y que cuidara de las iglesias, desapareciendo de inmediato y como otro verdadero milagro.
 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=